miércoles, 29 de febrero de 2012

                Cuando la vida te presente razones para llorar,
                demuéstrale que tienes mil razones para reír.